Sálvese quién pueda.

Ayer estuve un buen rato hablando por teléfono con un amigo de, como no podía ser de otra manera, antenas. Pero en este caso no se trataba de mejoras o instalación de nueva antenas, todo lo contrario, una vez más se trataba del ayuntamiento que después de bastantes años de tener sus antenas instaladas le quiere buscar las vueltas. Parece ser que en este caso, nuestro colega tiene las de ganar ya que le asisten un montón de circunstancias. Todo dependerá de la integridad del técnico municipal de turno; no existen ni ordenanza específica de telecomunicaciones ni ningún artículo en las NNUU que le sea de aplicación a su caso concreto y además la ley del suelo juega a su favor; estamos hablando de una instalación que lleva casi 20 años en su sitio. Claro está, que la integridad profesional de algunos técnicos municipales es tan cambiante como su paso del trabajo matinal en la administración al trabajo vespertino como profesional liberal. Muy familiar me resulta el caso; espero y deseo que no se vea obligado a acudir a un contencioso.

 

También, ayer por la mañana me enteré de la siguiente noticia: “In a separate development, SARL (South African Radio League) has launched an antenna defense fund to help South African hams cover the costs of mandatory approvals for antenna towers. It estimates that fees and other associated costs will total roughly US$600 per application. SARL’s goal is to raise and maintain a fund of approximately US$60,000 (50,000 Rand) to help the nation’s amateurs. Anyone interested in contributing may e-mail <adf@sarl.org.za> for more information.”

 

Pero aquí, la equivalente a la SARL, parece que no da con la tecla para intentar minimizar el problema; nada nuevo por cierto (data de la década de los 90). La inmensa mayoría piensa que ya tienen instaladas sus antenas hace un montón de años con el beneplácito del “ministerio” y que no puede venir nadie a exigirle nada. Tremendo error, la inmensa mayoría de las ordenanzas aprobadas tienen carácter retroactivo; es decir, dan un periodo para que las instalaciones existentes a la entrada en vigor de la ordenanza, sean legalizadas –si pueden serlo-. Mientras –entre otras cosas-, nos perdemos en intentar conseguir que no nos obliguen a salir como portables desde una ubicación distinta a la fija que aparece en nuestra licencia; a este paso no podremos salir ni fijos ni portables. Evidentemente no tiene la estructura para estar pendiente de lo que se “cuece” en cada ayuntamiento, pero sí para hacer una búsqueda periódica de las ordenanzas o normativas –en fase de información pública- que nos son de aplicación, antes de su aprobación definitiva. Lo que sí es más chocante, es que las ordenanzas que nos son favorables no son publicadas inmediatamente en la web, a pesar de que algunos socios han enviados algunas hace más de tres meses e incluso más de un año.

 

Parece que no interesa ni ver ni hablar. ¡Sálvese quién pueda!.

About Pedro

EA4KD desde 1989. Anterior EC4BVW (1983-1984) y EA4DKZ (1984-1989)
This entry was posted in General. Bookmark the permalink.

2 Responses to Sálvese quién pueda.

  1. EA2CCG says:

    Hace ya mucho tiempo que muchos hemos hablado de todo esto,dado opiniones,propuestas etc.
    La respuesta oficial es que es algo particular de cada radioaficionado porque no se puede pleitear en todos los sitios.

    Ya hemos visto como se ha llevado el tema de propuestas y negociacion de la nueva normativa.

    A día de hoy escuchamos los lamentos de lo dificil que es negociar con la administracion y que es mejor no tocar nada aunque en unos sitios se haga una cosa y en otros otra.

    Es simplemente lamentable y la cuenta atras hace tiempo que ha empezado para todos.

    Solo nos queda esperar que virgencita me quede como estoy y ayudar a los nuevos en todo lo que se pueda especialmente a salir en portable de la mejor manera.

    • Pedro says:

      Joaquín;
      cierto es que el tema de las ordenanzas es muy complejo, producto del desmadre normativo/regulador que existe en España. No veas lo difícil que puede llegara a ser legalizar algo, debido a las contradicciones de normativas u ordenanzas que son de obligado cumplimiento; lo que una autoriza y exige, la otra lo prohíbe. Pero también es cierto que el que no llora no mama; y en este caso quién nos representa da toda la impresión que no sabe llorar.
      Evidentemente no hay capacidad para actuar cuando no hay solución (ordenanzas aprobadas), pero sí que se pueden dedicar algunas horas al mes –no hace falta demasiadas- para rastrear mediante los buscadores de los distintos boletines oficiales las normativas que nos puedan afectar. Ese es el momento, cuando se encuentran en periodo de información pública; avisar a las SL o ST y que empiecen a moverse. Y, por supuesto, con la FEMP llegar a un compromiso y no aceptar el “no nos hacen caso ni para reunirnos”.
      Cómo se puede fomentar la radioafición entre los más jóvenes, si el principal problema que se puede encontrar un padre a la hora de ayudar a su hijo a que sea radioaficionado, es un follón con el ayuntamiento y unos gastos desorbitados entre licencias, boletines y demás. Al final llegará el “hijo te regalo el teléfono o la tableta o lo que quieras, pero no me compliques con temas de antenas”.
      Sin antenas no hay radioaficionados, sin radioaficionados no harán falta las asociaciones y sin asociaciones no harán falta las JJDD correspondientes.
      Feliz año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>